Como estudiantes podemos darnos cuenta de que entre compañeros varían las calificaciones:10, 9, 8, 7…  Y que algunos recuerdan mejor los temas vistos en clase, que otros.

Detrás de estos resultados académicos se encuentra hilos que los rigen y los mueven, ya sea hacia el éxito o hacia al fracaso. Hilos que levan como nombre: hábitos de estudio.

Las actividades y rutinas que realizamos de manera cotidiana son las que nos caracterizan como individuos y nos diferencian de los demás, además son las que se encargan en el presente de transformar nuestro futuro hacia una dirección positiva o negativa, por así decirlo.

Es por lo anterior, la importancia de detenernos un momento para reflexionar cuáles son los hábitos arraigados en nuestra persona, y de discernir entre los que nos orientan a alcanzar los objetivos deseados o los que nos dirigen a obstáculos que deterioran nuestro desarrollo.

Y tú… ¿Ya sabes hacia dónde te llevan tus hábitos?

CONSEJO EDITORIAL