La espera

Una historia sobre la unión familiar

¡Desperté!, pero parece que nadie lo nota. Me siento muy cansada, todo me da vueltas. Mi madre está aquí sin poder controlar sus lágrimas. – ¿Por qué estoy aquí? ¿Qué me pasó? Es inútil, no me escucha.

De pronto llega el doctor y con mucha delicadeza me pone una sábana encima de mi cara, empiezo a hablar y a tratar de moverme, pero no funciona. Mi madre llora cada vez más. Cuando por fin lo consigo me doy cuenta de que me encuentro en un lugar muy oscuro donde me está esperando un chico con una mirada tan fría que me provoca escalofríos. Se acerca y me dice – La única manera para dejar la tierra es esperar a tu familia para irse todos juntos -. Desaparece sin poder preguntarle mis dudas. En un momento me encuentro otra vez en el hospital tratando de reflexionar el tener que ver morir a mis padres para poder ser libre.

Primero, a los meses mi madre es destruida por un tráiler, ¡Todo por no fijarse al pasar la calle! y no pasa tanto tiempo cuando mi padre empieza a enloquecer por la pérdida de su familia que comienza a cortarse lentamente su cuerpo hasta que muere de una hemorragia.

Después de estar todos muertos nos encontramos para pasar el túnel e ir directo a la luz.

Escrito por: Lilia González

El sótano de los pensamientos

Una historia para replantearse la vida.

Nada, ya no había nada a que aferrarme, sólo una indiferencia asqueante que me atormentaba, así que tomé mis cosas y me mudé al sótano.

No siempre fue así sabes, pero el pensar Te mata o por lo menos a mí me mató.

Antes, cuando salía la calle observaba a las personas y veía desigualdad, miedo y tristeza convertido en odio. Realmente me torturaba la impotencia de no poder remediar su dolor.

Yo no tenía hijos, ni novia, ni padres, ni nada. solo me tenía a mí en el hilo finito de la vida que me enredaba con mis pasos cansados de vivir por vivir.

Mi abuelo fue alcohólico, mi padre también. Yo en mi niñez juré no beber, pero harto de todo y buscando un escape al alcohol me entregué. Qué ironía, ¿no? tocar con todo odio el agua para convertirme en marea. Inundando mi alma el licor y lágrimas sabía que ya no tenía esperanza.

Así que me fui a mi casa y con la idea de no volver a sentir me mudé al sótano para nunca más salir de ahí para no ver el reflejo del sufrimiento en los ojos de inocentes o en las manos manchadas de un hombre que con orgullo porta su corbata. Tomé mis cosas y como un muerto bajé a la tierra que habité, escondiéndome de la vida huyendo del pesar. Durante un tiempo no comí y sólo bebí el poco alcohol que me quedaba. Dejé de ser consciente de las horas, los días, del sol que anuncia un nuevo amanecer. Me convertí en un objeto, en algo que no siente, en un mueble. Ya era un mueble.

Morí en compañía de la oscuridad y el silencio sobre una alfombra y con el frío rompiéndome las costillas. Después de mi muerte mi alma se fundió en cada uno de los objetos presentes en el sótano. Pasé la vida y parte de la muerte guardando mi alma, aburrido y estancado como un mueble. Hasta que un hombre, se apropió de mí. Él me liberó, me sacó a la vida nuevamente.

Y no, no te preocupes, nada cambió afuera. Vi lo mismo de siempre, pero esta vez sabía que no podía ir por la vida pretendiendo observar a la gente, cuando la verdad es que siento a la gente y tú me sientes a mí en este momento mientras lees esto y alguien te siente. Quizá no lo sabes, yo no lo supe hasta que mi muerte. Ahora sé que debí compartir lo que sentía y no evitar sentir, aunque importa poco en este momento. Ya me voy de aquí, pero claro, no sin antes hacerle una visita al hombre con el que ahora comparto mis muebles y una parte de mí.

Escrito por: Ximena Delgado
En Instagram como @ximena.delgadorodesno

Soda Stereo

Todo comienza cuando dos jóvenes que estudian la carrera de publicidad llamados Gustavo Cerati y Zeta Bosio se conocen, y se hacen amigos muy rápidamente . Al tiempo los dos descubrieron que tocaban instrumentos; Gustavo la guitarra (quién por cierto, era zurdo) y Zeta el bajo, por lo cual decidieron unirse para crear una banda, ambos  comenzaron a crear canciones pero les faltaba un integrante.

Un día Gustavo y su hermana fueron a una fiesta donde se encontraron a Charly Albert, quién invitó a bailar a la hermana de Gustavo. Poco a poco se fueron conociendo mejor y descubrió que él tocaba la batería, así que lo invitó a ser parte de su banda.

En una clase ,Gustavo y Zeta estaban aburridos, por lo que a Gustavo le surgió la idea de empezar a buscar un nombre para su nueva banda . Estuvieron mucho rato pensando cuando a Zeta se le ocurre ponerle Stereo y a Gustavo Soda, y así juntos formaron Soda Stereo.

Con el paso del tiempo los tres integrantes fueron creando su música; la inspiración surge de bandas como The Police, The Beatles, Los Twists entre otras más, y con todo el rock alternativo, el punk y otros géneros, ellos mejoraron su expresión musical.

Pero ellos tenían que ganar dinero para seguir avanzando; a lo que a Gustavo le surgió   la idea de presentarse en bares para continuar con el proyecto.

Con el paso del tiempo se fueron popularizando hasta llegar a ser el top uno en música rock juvenil, esto les dio paso a producir su primer disco llamado “Nada Personal”.

El disco fue tan sonado que se escuchaba por toda la Argentina.

Escrito por: Eliuel Curiel.

El presente anhelado

Como las polillas al seguir la luz artificial del foco; sin rumbo fijo y dando vueltas llegando siempre al mismo punto, o como las hojas recién caídas de los árboles, que se mueven en dirección del viento, llegando hasta donde éste u otra fuerza lo permita.

Así nos imaginamos a nosotros los humanos sin crearnos metas y objetivos. Es vagar por la vida y permitir que el tiempo pase sin obtener los resultados diferentes que deseamos; es deambular hacia donde las personas o situaciones externas a nuestros ideales nos empujen, llevándonos a un futuro sin significado.

Es por ello, la importancia de idear metas y objetivos tanto a largo como a corto plazo. Gracias a éstas logramos darle un sentido a lo que realizamos día con día, y a crear varios caminos que, aunque sean diferentes, todos le den dirección a nuestros pasos para alcanzar el presente que tanto anhelamos.

Y tú… ¿Qué planes tienes para el 2019?

Dos crímenes

De Jorge Ibargüengoitia.

El libro “Dos Crímenes” del autor Jorge Ibargüengoitia , tiene una gran diversidad de temáticas; el misterio, el amor y  traición, que se van desarrollando a lo largo de la historia.

En la novela encontramos lugares remotos de la ciudad, personajes cínicos y una mirada crítica en la que el autor retrató los aires provincianos que tanto frecuentaba en el siglo XX.

Muérdago es el lugar donde se desarrolla la historia, representa lo que todavía son algunas provincias del país, en los que todos saben la vida de sus conocidos y en donde se rumora hasta lo que no.

La historia comienza con Marcos celebrando una reunión con sus amigos y su pareja “La Chamuca”. Marcos aloja en su casa a un compañero de trabajo, que está implicado en un crimen vandálico; el protagonista y su novia, ante esta situación deciden huir mientras las cosas se solucionan. La Chamuca parte hacia Jerez con su prima y Marcos se va a Muérdago, donde vive su tío Ramón, con el propósito de obtener dinero que le permita vivir mientras se encuentra prófugo.

El protagonista no es el individuo ejemplar; sin embargo, su situación genera empatía y de esta forma justifica su descaro. Cuando entra en contacto con su familia de provincia veremos que las envidias, las mentiras, la avaricia y las intrigas son el pan de cada día. 

El tío Ramón está enfermo y como no tiene familia directa, sus sobrinos cuidan de él con el propósito de obtener una parte de la herencia , que es bastante grande siendo Ramón el más rico de la región . La llegada de Marcos supone una amenaza para ellos, y es aquí donde aparece el momento de mayor extensión en la novela.

El erotismo sale a relucir mientras el protagonista idea cómo obtener dinero de su tío. Se involucra con su prima Amalia y con la hija de ésta, Lucero.
Es aquí donde resalta la habilidad de unir un conflicto y esto terminará por definir los crímenes a los que hace alusión el título. La intriga es tal, que pareciera una novela policíaca. Y el final todo es inesperado.

Escrito por: Jeraldine A. Gutierrez.